LAS DEMENCIAS

martes, 17 de noviembre de 2009

Esquirol define las demencias como un “proceso progresivo con la edad, que afecta la memoria, en especial la reciente, la atención, la voluntad y los movimientos.”
Se denomina demencia a un estado de deficiencia adquirida, que compromete altas funciones del sistema nervioso central como: memoria, pensamiento, abstracción y juicio así como funciones instrumentales, lenguaje, praxias y gnosias. Se acompaña de síntomas neurológicos variables.
Está relacionada con lesiones cerebrales.
Su Inicio y evolución son progresivos, conduciendo a una disminución de la autonomía personal.
El tejido cerebral dañado no puede regenerarse y la existencia de lesiones a nivel cerebral afirma el diagnóstico de demencia. (La existencia de trastornos leves en la memoria, la orientación o pensamiento enlentecido, no son síntomas suficientes para establecer el diagnóstico de demencia.)


Incidencia:
• La demencia es común, principalmente en la población geriátrica. Se considera que la sobrevida de los pacientes con demencia de tipo vascular y Alzheimer, se reduce a la mitad, con respecto a la población de la misma edad sin trastornos demenciales.

• La existencia de cuadros demenciales en la adolescencia, son causados por: deficiencias metabólicas, trastornos endocrinológicos, alteraciones enzimáticas, y otros pos traumáticos o pos infecciosos que alteran el funcionamiento cerebral.

Las demencias pueden ser clasificadas:

1. Según su etiología: degenerativas neuronales primarias, por procesos vasculares, por neoplasias, por traumatismos, por procesos infecciosos, por enfermedades desmielinizantes, por procesos tóxicos, nutricionales y metabólicos.

2. Según la edad de aparición: preseniles y seniles, según se inicie antes o después de los 65 años.

3. Según la evolución y pronóstico: irreversibles o potencialmente reversibles.

4. Según la localización predominante del proceso patológico a nivel cerebral: corticales, subcorticales y mixtas.

• En las “demencias corticales” existen alteraciones de: las funciones cognitivas, la memoria, trastornos del afecto, distintos grados y tipos de afasias, agnosias, y/o apraxias.
• El concepto de “demencia subcortical” se refiere a un trastorno intelectual producido por enfermedades que afectan núcleos de neuronas, ubicados en forma inferior a la corteza, y que alteran las funciones por ellos mediadas; como síntomas clínicos aparecen, entre otros, movimientos involuntarios anormales. Dentro de estas enfermedades ubicamos: el Parkinson, la Corea de Huntington, la enfermedad de Wilson, la parálisis supranuclear progresiva, etc.
Este tipo de demencia se caracteriza por una declinación gradual del poder cognoscitivo unido a una profunda apatía y desinterés.
El proceso patológico en su evolución suele afectar progresivamente estructuras corticales; desde la subcortical hacia lo cortical.
• Así mismo existen categorías mixtas, que comprometen al mismo tiempo estructuras corticales y subcorticales, como las “demencias vasculares” o procesos infecciosos de etiología variada.

Criterios para el diagnóstico de demencia según la OMS:
1. Pérdida importante de la capacidad intelectual, que interfiere en el funcionamiento social y laboral.
2. Deterioro de la memoria.
3. Deterioro del pensamiento abstracto.
4. Deterioro del juicio.
5. Apraxias, afasias, agnosias.
6. Modificación de la personalidad, rasgos premórbidos.
7. Estado de conciencia no obnubilado (lo diferencia de confusión mental).
8. Factor orgánico específico.

Características generales:
• Forma de inicio: Puede iniciarse en forma insidiosa (demencias degenerativas) o bruscas (demencias vasculares).
• Suelen acompañarse de trastornos depresivos o episodios confusionales.
• Procesamiento de información y foco atencional disminuidos por imposibilidad de atender a más de un estímulo.
• La capacidad de adaptación social decrece y situaciones de prueba le provocan ansiedades intensas reaccionando con agresividad o huida.
• Aparecen fallas en la memoria (en el registro, almacenamiento y utilización de nueva información), en la orientación y en la conducta. Olvida sucesos recientes, se pierde en lugares conocidos, no recuerda fechas, descuido en su aseo, en la alimentación y en la vivienda.
• A nivel del pensamiento, presenta deficiencia en la capacidad de razonamiento, disminución ideativa con tendencia a la perseveración temática. Inteligencia cristalizada y no fluida. Avanza desde la disgregación a la incoherencia.
• A nivel afectivo presenta la labilidad emocional, y se muestran apáticos e indiferentes.
• El juicio crítico se debilita, pero perdura la capacidad para valoraciones morales o éticas por más tiempo.
• A nivel físico, se observa hipoacusia, cuerpo encorvado, temblores, hipotrofia muscular con hipertonía y rigidez, hipoquinesia, reaparición de reflejos arcaicos, aparición de estereotipias motoras, en estadios avanzados dificultad en el reconocimientos de su propio cuerpo, o de partes de éste en el espejo.
• Progresivamente la dependencia, la inactividad, la inmovilidad, la incontinencia, los aqueja y frecuentemente, enfermedades infecciosas o cardíacas provocan su muerte.

Fuente: Conceptos Fundamentales de Psicopatologia II H.R. Fischer


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada